Últimas noticias

3 días en Viena

VienaViena se encuentra en el corazón de Europa, al oeste limita con los Alpes y al este con los llanos de Hungría. Por cientos de años fue una ciudad imperial y aún hoy mantiene esa majestuosidad cultural. El Imperio Austrohúngaro desapareció en 1918, cuando acabó la Primera Guerra Mundial, reduciendo el Imperio a un pequeño país litoral.

Pero su grandeza está intacta y los vieneses mantienen sus tradiciones. Durante los tres días de visita podrás descubrir las grandes casas de ópera, alguna de las colecciones de arte más impresionantes de Europa y explorar museos y palacios. Pero no todo es cultura, Austria también es gastronomía y naturaleza.

Día 1

Viena era una ciudad fortificada y un muro rodeaba la ciudad para su protección, pero en el siglo XIX fue desmantelado y reemplazado por un bulevar conocido en la actualidad como Ringstrasse. Muchos de los mejores hoteles de Viena se localizan en esta área.
Para desayunar, caminá a lo largo de Ringstrasse hacia Kärntnerstrasse, la principal calle comercial de la ciudad vieja. Dirigite hacia Stephansdom, la Catedral, girá a la izquierda en la calle peatonal de Graben y, de vuelta, torcé a la izquierda sobre Dorotheergasse, aquí es el lugar donde se encuentra el Café Hawelka. En las noches se reúne mucha gente en este local, pero en la mañana es tranquilo e ideal para comenzar el día tomando un café.Viena
Tras el desayuno, volvé a Stephansdom, símbolo de la ciudad. En su interior podrás conocer el púlpito tallado de estilo Gótico que data del siglo XV, durante el gobierno del Emperador Friedrich III, y el espectacular altar mayor. Además, la catedral de unos 450 pies de altura ofrece una vista privilegiada de la ciudad, el Danubio y el bosque de Viena a la distancia.Viena

Volvé a la calle Kärntnerstrasse y girá a la derecha justo antes de la Ópera. Te encontrás frente a la Albertina, una galería de casas que contienen millones de grabados, acuarelas, dibujos y pinturas de artistas de la talla de Dürer, Da Vinci y Rubens. (Debés tener en cuenta que muchos museos cierran los lunes).
Abandoná la Albertina y torcé a la izquierda en Augustinerstrasse. Te dirigís al Palacio Imperial de Hofburg, pero probablemente a estas horas tengas ganas de almorzar, de modo que continúa por Herrengasse. En la esquina de Landhausgasse está Bei Max, un restaurante donde sirven excelentes menús con especialidades en nudeln, bolas rellenas de carne o queso.
Tras deleitarse y agarrar fuerzas es hora de mimetizarse con el estilo medieval. En la capilla Gótica Burgkapelle, podrá escuchar a los famosos niños cantores de Viena los domingos en la mañana. Recorré la capilla pero asegurate de dejar tiempo para las atracciones de Hofburg’s: la Tesorería, con las fabulosas coronas con joyas engarzadas y el maravilloso Prunksaal, la principal sala Barroca donde se encuentra la librería.
Es tiempo de tomar un descanso. Volvé hacia Herrengasse al Café Central, donde Leon Trotsky jugaba al ajedrez de manera habitual. En este lugar podrás degustar deliciosas tartas.
Dirigite al hotel para tomar un descanso, ya que por la noche iremos a la ópera. Es posible que tu agente de viaje consiga tickets antes de tu viaje, esta opción te asegurará un lugar más confortable durante el espectáculo.
Antes de ir a la Ópera, disfrutá de una copa de vino y un aperitivo en Augustinerkeller cerca de Albertina. Viena cuenta con bodegas donde sirven comida. El vino idóneo es el Grüner Veltliner, el más famoso vino de Austria.
The Opera House es un suntuoso lugar de gran espacio y donde se llevan a cabo los espectáculos más importantes del mundo. Podrás escuchar a la gran orquesta Filarmónica de Viena y vivirás una experiencia inolvidable.

Día 2

En Ringstrasse, además de la Ópera se encuentran otras importantes instituciones construídas en el bulevar sobre el siglo XIX, tales como el Neoclásico Parlamento y el Neogótico Rathouse. Frente a l Rathouse verás el Burgtheater, posiblemente el mejor teatro de habla alemana de Europa.Viena

Más allá de Burgtheatre está el Café Landtmann, el café elegido por Sigmund Freud. Caminá por la calle Ringstrasse hacia Kunsthistorisches Museum. Este museo contiene una gran colección del periodo ex imperial, donde podrás detenerte el resto de la mañana. Entre las piezas se encuentran obras de Rembrandt, Rubens o Vermeer, además de antigüedades egipcias.
Tras abandonar el museo cruzá Ringstrasse y tomá Hofburg. Nos dirigimos a Zum Schwarzen Kameel, el número uno de Viena para comprar comida o tomar algo en el bar. Si preferís podés sentarte a comer en un restaurante, aunque a la noche te espera una contundente y deliciosa cena. Tras almorzar, volvé a Kohlmarkt, en Garben girá a la izquierda y a la derecha en Seilergasse hasta llegar a la calle Neuer Markt. Aquí se encuentra la Iglesia Capuchina, donde podrás admirar la cripta, the Kaisergruft.
Tras visitar la iglesia tomá un taxi hacia Belvedere, el siguiente enclave no está muy lejos, pero tendrás que reservar energía para la tarde. Belvedere consiste en dos antiguos jardines del siglo XVIII que son maravillosos caminarlos, están muy bien cuidados y lucen hermosos durante todo el año. Tras caminar el parque, dirigite al hotel para prepararte a degustar la mejor gastronomía de Viena.

VienaSteirereck es uno de los mejores restaurantes de Europa, donde podés probar la gastronomía de las provincias austriacas con influencias eslovenas. Para finalizar la noche, tomá un taxi con dirección al American Bar. Las bebidas en este club son caras, pero el interior tiene una decoración y arquitectura exquisita que data del 1908.

Día 3

Para desayunar en este último día, tomá Lehmann a lo largo de Graben. Konditoreri sirve unos pasteles de frutas y castañas y una chocolatada deliciosa. Es la mejor manera de comenzar a despedirnos de esta mágica ciudad.
Tras el desayuno tomá un taxi dirección a Schönbrunn o si preferís podés ir en subte. Schönbrunn es un palacio del siglo XVIII que contiene salones de estilo Rococó. En invierno es la fecha idónea para pasear por los jardines del palacio mientras se imagina historias que se vivieron en estos espectaculares lugares.
Proseguimos con el Museo de Artes Aplicadas, donde podrás almorzar en su excelente cafetería. En este museo conviven ornamentos Góticos y Renacentistas, equivalente en Viena al Art Nouveau.

Viena

Tras el museo dirigite a Bergasse 19, lugar donde Freud vivió y practicó psicoanálisis entre 1891 hasta 1938, cuando los nazis lo forzaron a marcharse. Podés explorar el apartamento del padre del psicoanálisis y las colecciones de este genio.
En la tarde, podés ir al Musikverein, la gran sala de conciertos de Viena y caminar por el hotel. Este es el lugar donde, cada año nuevo, hacen un concierto que se televisa a nivel mundial.
Tras la visita, tomá un taxi hacia el en Canal del Danubio. A estas horas seguro que tenés hambre. Te proponemos el restaurante Szell, de cocina moderna y ambiente relajante, para poner la guinda al viaje.

Viena_mapa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: