Últimas noticias

Un día en Palladium Imbassaí a pleno relax

v

Soy de las que piensa que al menos una vez al año uno tiene que mimarse ¿y qué mejor que hacerlo en un entorno en el que descansar, deleitarse con ricos manjares y disfrutar son tus únicas preocupaciones?

El sol acaricia la ventana de la habitación invitándome a levantarme, no hay despertador que me avisa que arranca otro día y eso me hace feliz. Me dirijo al desayunador, que me espera con un sinfín de propuestas culinarias para comenzar de la mejor manera. Es muy difícil decidirse porque todo tiene muy buena pinta, desde los huevos revueltos hasta toda la variedad de frutas tropicales y jugos, entre todo no pueden faltar los panes en todos sus estados y los dulces. No puedo evitarlo y agarro un poquito de todo para probar y me dirijo a una mesa desde donde se ve la piscinaimba-4

Llegó la hora de hacer deporte. En la piscina los animadores están por arrancar la clase de zumba y no dudo en participar. Me zambullo en el agua y suena la música. Cuando termina la actividad me tomo un descanso acompañado por un rico jugo de frutas. Me dejo llevar hasta que mi estómago me avisa de que es hora de almorzar.

El bar de la playa es el lugar perfecto y opto por un plato típico brasilero, una masa a base de porotos relleno de camarones y un caipirinha ¡delicioso! Me quedo tan satisfecha que no puedo resistir dormir una apacible siestita en una reposera. De sonido de fondo la brisa meciendo las hojas de las palmeras y las olas rompiendo en la orilla.

acaraje-1

Cuando abro los ojos el mar me llama y no dudo en meterme en la fresca y transparente agua del Atlántico brasilero. El baño hace que me desperece y me renueva de energía. Me quedo flotando en el mar por un rato y el rélax es absoluto. Decido secarme bajo los rayos del sol, hasta que se pone. Llega la noche.

foto-3

Preparo un baño con sales y burbujas y pongo música al momento. ¡Espectacular! Cuando termino me preparo para ir al restaurante japonés. El chef cocina en vivo y eso me divierte. Amenizo la espera con otra rica caipirinha y cuando me quiero dar cuenta el chop suey de cerdo está pronto para ser degustado. Pongo punto y final a la cena con un helado de especias. Lo saboreo y está riquísimo, la noche arranca divina.

En el teatro hay un show de danzas típicas de Brasil, el forró y la capoeira son las que más me gustan. Termina y la White Party comienza. Los oldies suenan por los parlantes y me dejo llevar por el ritmo. El ambiente está muy animado y todos bailan, por los parlantes salen los Bee Gees, Abba, Michael Jackson… el play list ideal para mover el esqueleto. En la barra hay una gran variedad de tragos y cócteles. ¡Una noche inolvidable!

firma-vic

vic-palladium

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: