Últimas noticias

Mompox, un tesoro colombiano

#vivílaexperiencia de Colombia

Si hay lugares con un encanto especial y no tan conocidos que tenés que añadir a tu “mapa viajero” este rincón es, sin dudas,  uno de ellos. La arquitectura clásica de estilo sevillano, el romanticismo que guardan sus calles, las fachadas de las majestuosas casas coloniales y la amabilidad de sus habitantes hacen de este pueblo un lugar mágico en Colombia, que quedó atrapado en el tiempo. ¿Te animás a recorrer sus calles?

©Iris Castillo vía Flickr

La vida se arrulla en Mompox al vaivén de la brisa del río Magdalena, la principal arteria de Colombia. Ubicado a seis horas de Cartagena, este Pueblo Patrimonio brota de una isla que durante la Conquista fue refugio para el oro y la plata que los españoles sacaban de su reino.

El realismo mágico lo inunda todo aquí. Gabriel García Márquez, en su novela ‘El general en su laberinto’, se refiere al pasado glorioso de Santa Cruz de Mompox, que se percibe al caminar por sus calles y detenerse en las esquinas a oír las historias que cuenta la gente.

¿Por qué tenés que visitar Mompox?

“Una muestra depurada de la arquitectura colonial española en el Nuevo Mundo”. Así describe la UNESCO el centro histórico de Mompox, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1995, que es el eje vital alrededor del cual gira el turismo religioso en este destino. Sus calles estrechas, por las que pasan las procesiones de Semana Santa, son testigo de las expresiones religiosas que atrapan a los viajeros.

Todo el tiempo ir a Mompox es un viaje que causa fascinación por cuanto relato se escucha, por sus construcciones añejas y muchas desvencijadas o por las tertulias de intelectuales e historiadores que no paran de discernir sobre el acontecer nacional o la historia del pueblo.

¿Qué no te podés perder en Mompox?

  • La Arquitectura Religiosa

Sobresalen las iglesias de Santo Domingo, San Juan de Dios, San Agustín y Santa Bárbara, este, el recinto por cuya historia y estructura profesan especial veneración los momposinos. El templo está ubicado sobre la calle La Albarrada, paralela al río y sobre la que también se ubican la Casa 1734 y los Portales de la Marquesa.

©Jesús María Fontecha vía Flickr

  • Paseo en lancha por la ciénaga de Pijiño.

La sensación de asombro al encontrar en Mompox una joya de arquitectura colonial en medio de la nada también se experimenta tras un viaje por el río hasta la ciénaga de Pijiño. Durante el trayecto, que se cubre en canoas anchas con motor, se observan aves y reptiles. De regreso los pasajeros se pueden entretener al atardecer con el espectáculo que ofrece el sol cuando se zambulle en el Magdalena.

©puriy vía Flickr

  • La Semana Santa

Las celebraciones de Semana Santa, que en Mompox se llevan a cabo desde 1564, no han perdido brillo después de tantos años. De hecho, es conmovedor el fervor con que los momposinos adornan las imágenes que se cargan en las procesiones que inundan las calles del pueblo para recordar la pasión, la muerte y la resurrección de Jesucristo.

  • Absorber la atmósfera del pueblo

El calor en Mompox es apabullante, así que una buena manera de refrescarse es tenderse en una hamaca bajo la sombra de un árbol y esperar que sople la brisa que viene del río Magdalena. En este pueblo un buen plan consiste en relajarse, en dejar que la imaginación vuele mientras se recorren a paso lento las calles en las que sobresalen las fachadas blancas de ventanas con rejillas.

  • Visitar el cementerio

Reconocido por sus tumbas blancas, adornadas con diversas estatuas de ángeles y flores artificiales que las rodean, el cementerio de Mompox es un sitio al que vale la pena dedicarle algunas horas. Allí las tumbas se apilan unas sobre otras formando bóvedas y muros fúnebres, y durante Semana Santa se celebra la tradicional serenata a los difuntos.

©puriy vía Flickr
©jorge_fuentes vía Flickr

  • El arte de la orfebrería

La historia de la orfebrería de filigrana de Mompox se remonta a una tradición indígena que se perfeccionó durante la época de la Conquista,en Colombia, cuando en este pueblo se llevaba a cabo el quintaje, es decir la deducción de la quinta parte del oro recaudado que luego se enviaba a España. Aquí se visitan talleres de orfebrería y también se elaboran sillas mecedoras en madera y mimbre.

¿Qué comer en Mompox?

  • Arroz con coco. En este plato se resume el sabor y la alegría del Caribe colombiano. Suele ser el acompañamiento de un rico pescado frito y se sirve con patacones y ensalada.
  • Arepa e’ huevo. Delicioso para arrancar el día. Se trata de una torta de harina de maíz gruesa en cuyo interior se introduce un huevo y se frita hasta que la arepa queda crujiente por fuera y el huevo cocido en su interior.
  • Chipi Chipi. Es un molusco de un tamaño pequeño pero de un gran sabor. Se cocina con arroz y el resultado es espectacular.

Info vía colombia.travel.co

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: