Últimas noticias

Porto de Galinhas, un rincón muy especial del nordeste brasilero

¿Tenés ganas de ir a nordeste brasilero? Visitá Porto de Galinhas que además de contar con un clima perfecto y unas lindas playas, el arrecife que bordea la costa lo hace un lugar especial. Te contamos como fue nuestro viaje y el por qué tenés que conocer esta ciudad de Brasil.

Un poco de historia

Porto de Galinhas está ubicado en el litoral norte de Brasil, a 70 kilómetros aproximadamente de Recife (la capital del estado de Pernambuco), donde se encuentra además el aeropuerto más cercano, ya que no cuenta con aeropuerto propio.

Hay una sola playa con el nombre de Porto de Galinhas, conocida informalmente como “Playa Central”, pero es muy común que se llame Porto de Galinhas a todo el conjunto de playas que incluyen Muro Alto, Cupe, Maracaípe y Pontal de Maracaipe, aunque todas estas playas pertenecen al Municipio del Estado de Pernambuco llamado Ipojuca.

Ipojuca fue conquistada a mediados del siglo XVI, después de la expulsión de los indios Caetés y otras tribus del litoral sur del Estado de Pernambuco, y a partir de ese momento fue ocupada por numerosas colonias que encontraban en esta zona un lugar perfecto para el cultivo de la caña de azúcar, por sus tierras ricas y fértiles.

A mediados del siglo XIX, Porto de Galinhas (que se conocía como Porto o Praia do Porto), se convirtió en un puerto clandestino de venta de esclavos, que llegaban en su mayoría de África y eran traídos para trabajar en las plantaciones de caña de azúcar.  Eran transportados en los sótanos de los barcos, y en la superficie se traían gallinas para evadir la fiscalización de esos viajes ilegales.  La contraseña creada en esa época por los contrabandistas para avisar de la llegada de los esclavos al puerto era “Tem galinha nova no porto” (“Hay gallinas nuevas en el puerto”) y fue de ahí que surgió su nombre actual.

¿Dónde alojarse?

Este destino cuenta con una inmensa infraestructura en lo que alojamiento refiere. A lo largo de sus casi 18 km de arenas blancas y aguas claras, podemos encontrar resorts de lujo, pasando por posadas con un marcado estilo bohemio, hasta establecimientos dónde su público objetivo son aquellos que viajan por negocios.  Por tal motivo, el destino es disfrutable para la multiplicidad de turistas que convergen en un mismo sitio.

En Porto de Galinhas todas las actividades giran en torno al mar y la variedad de playas y costa permiten encontrar un rincón para cada gusto.  Alejado del bullicio del centro, se ubican la mayoría de los resorts, ofreciendo un servicio personalizado a sus clientes, para que hagan de su estancia una experiencia única.  Las amplias piscinas conducen a sus huéspedes, casi sin darse cuenta, hacia las playas calmas características del lugar.  La oferta no termina allí, ya que estos hoteles cuentan con canchas de tenis, atracciones acuáticas, clubes de niños, entre otros.

De todas formas, no sólo de sus lujosos hoteles está rodeada la ciudad, amplia variedad de hoteles, que albergan los distintos perfiles de turistas que año a año se incrementan en Porto de Galinhas, se sitúan en sus costas. Desde All Inclusive, posadas que cuentan con servicio de desayuno o media pensión, hasta hoteles con modernas instalaciones, son moneda corriente del lugar.

Al momento de elegir el tipo de alojamiento, deberá tener en cuenta que las opciones más solicitadas son con servicio de media pensión o todo incluido, ya que los principales hoteles y sus mejores playas se encuentran más alejadas del centro y por tanto a mayor distancia de la oferta gastronómica. De esta manera encontrará en un sólo lugar, todos los servicios necesarios para hacer de su estadía una experiencia única, que combina playa, relax y excelente atención.

¿Qué hacer en Porto de Galinhas?

Este rinconcito del nordeste brasilero cuenta con diversas actividades, todas al aire libre para disfrutar del buen clima y del maravilloso mar.  Nosotros, durante la estadía visitamos la Pontal de Maracaipe, las piscinas naturales, hicimos un recorrido en buggy por parajes sorprendentes y conocimos el centro de Porto de Galinhas.

Playa de Maracaipe

Se trata de un lugar donde el río y el mar se encuentran, lo que provoca que se forme una isla de arena blanca y el agua sea una mezcla entre dulce y salada.  Lo más curioso es que hay manglares, un ecosistema típico de zonas donde la vida acuática y terrestre, teniendo como consecuencia una vegetación tolerante al agua salada con grandes raíces que sirven para proteger a especies sensibles al oleaje como caballitos de mar.

De hecho, uno de los paseos es ir en jangada (barquitas sin motor que se mueven con un remo) a la búsqueda del caballito del mar.  El jangadeiro se acerca a los manglares y busca uno para meterlo en un bote y mostrarlo para verlo de cerca, luego lo dejan de nuevo en su hábitat.  El recorrido es bastante tranquilo ya que es por el río.

Piscinas naturales

Este es el paseo por excelencia que si o si tenés que hacer si vas a Porto de Galinhas.  Las más accesibles están en la playa central y se forman cuando baja la marea y el gran arrecife que queda frente a la costa queda al descubierto mostrando unas pequeñas hendiduras en la roca que se llenan de peces.

Se llega en jangada donde, además, te prestan un snorkel y te dejan donde haces pie para caminar por las piscinas y ver bien de cerca a todos los peces. Más tarde te llevan un poquito más lejos para bucear con snorkel, pero tranqui que se hace pie y el agua está divina.

 

Paseo en buggy

¡Si no te das una vuelta en un buggy es que no estuviste en el nordeste de Brasil! Es recomendable 100% porque la sensación de independencia es increíble.  Nosotros hicimos un recorrido por playas muy lindas y nos llevaron a lugares desde donde se observaba una espectacular vista panorámica donde el agua azulada resalta asombrosamente.

Una de las paradas que más nos gustó fue Praia de Cupe, un lugar que cambia según la hora del día.  Cuando la marea está baja se ve el arrecife y las aguas están calmas, se puede practicar stand up tranquilamente y nadar hasta las rocas, pero cuando la marea sube las olas se ponen perfectas para practicar surf o body board.

Centro de Porto de Galinhas

La ciudad cuenta con un centro no muy grande pero ideal para cenar o almorzar algún plato típico con frutos del mar y, también, es el lugar óptimo si tienes que comprar algún regalo de recuerdo, ya que hay bastantes tiendas donde encontrarás todo tipo de souvenirs.

Por la noche, en plena temporada de verano o Semana de Turismo hay toques en directo, pero recordá que en Brasil los horarios son diferentes y arranca todo más temprano y termina como tarde a las 2 de la madrugada, pero merece la pena escuchar música con ese fantástico mar de telón de fondo.

En definitiva, si buscás un lugar donde reponer las pilas en familia o junto a tu pareja y que cuente con actividades entretenidas para disfrutar de la playa, Porto de Galinhas es una excelente opción.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: