Últimas noticias

El espíritu jardinero

#vivilaexperiencia

Tengo la suerte de haber acompañado casi todas las ediciones de los viajes de las Garden Lovers en varias partes del Mundo.
Cada año Maureen (Cummins) elige con ojo clínico jardines, la mayor parte de Inglaterra de los que comenta “son los mejores por lejos”, para llevarnos de la mano a recorrerlos y ayudarnos con sus conocimientos a valorar, pero especialmente a disfrutar de cada cantero, cada rincón y cada diseño.
Ella sabe captar la esencia de cada uno de ellos y combinar – haciendo una especie de curaduría – una variedad muy rica:  jardines botánicos como el de Wisley o el de Edimburgo, parques de límites que parecen infinitos diseñados por el famoso Lancelot “Capability” Brown y otros vanguardistas como los del holandés Piet Oudolf, jardines amurallados que rodean castillos históricos, jardines privados – una versión a escala más humana de los fabulosos jardines ingleses.
La emoción del descubrimiento y la sorpresa es irrefrenable, recuerdo muchos momentos en me perdí del grupo en algún parque y logré ubicarlas siguiendo los sonidos de los “¡oooohhhhh, miren chicas lo que es esto! ¡que divinoooo!!!  Maureen:  que es esto? tenemos allá??” 
Por supuesto que cada visita a un jardín finaliza con una pasadita por el garden shop donde siempre se encuentra algún detalle para llevar a casa. En el ómnibus de regreso al hotel hay desfile de los tesoros adquiridos, cuentos del día, intercambio de fotos y mil charlas cruzadas.
Breve descanso, ducha y cena en algún lugar lindo, con sabor local.  Y después, a descansar, hay que reponerse para otro día de emociones!  No todo son jardines, también  visitamos pueblitos encantadores, como de cuento, plagados de tienditas y cafecitos.  Nos tomamos un rato para caminar por sus callecitas . . . otra vez volvemos cargadas de tesoros . . . entrará todo en la valija? Al tercer día todas nos conocemos muy bien, ya sabemos que busca cada una y cuando hay un descubrimiento, se pasa el dato, por supuesto.
La cena de la noche de despedida es especial, la del último viaje fue en The Grill de Gordon Ramsay en el mítico Hotel Savoy de Londres, espectacular!
Al final del viaje muchas siguen hacia otros destinos, el grupo se va separando y empieza la nostalgia, los abrazos en el lobby y los “a la vuelta de todas nos juntamos”.  Todo esto mientras nos vamos pasando la balanza, y equilibramos la carga de las maletas . . . no sea cuestión que tengamos exceso de equipaje.  Empiezo el conteo de valijas . . . pero qué pasó? se reprodujeron? Y . . . las tentaciones fueron muchas . . .
En el vuelo de regreso voy repasando mentalmente los momentos vividos y me vienen imágenes de paisajes espectaculares, jardines increíbles, y sonidos de charlas animadas, cenas exquisitas y muchas risas.    Fue un viaje increíble, pero lo mejor es darme cuenta que salimos como un grupo de conocidas y volvemos como un grupo de amigas – nos une la experiencia vivida y nuestra afición por la jardinería, el espíritu Garden Lover.   Será hasta el próximo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: