Últimas noticias

Pensando fuera de la caja: Roatán

El otro Caribe

Quienes trabajamos en turismo tenemos el compromiso de buscar nuevos horizontes para ofrecer a nuestros pasajeros. Por ello me adentré en esta aventura, a medio camino entre trabajo y placer para mostrarles “el otro Caribe”. Les invito a sumergirse en este viaje para descubrir un paraíso desconocido: Roatán (Honduras).

Aquellos que buscan destinos con atractivos culturales que abarcan países y continentes diferentes, la oferta es tan variada que cada año puedes elegir entre múltiples opciones. Sin embargo, en el caso de “sol, playa y relax”, si bien el espectro es interesante, normalmente los viajeros terminan repitiendo una y otra vez sobre algunos destinos tradicionales y muy impuestos.

Hace más de dos décadas que aparecieron los grandes resorts del Caribe y la excelencia en sus servicios son tan notorios que se impusieron rápidamente como los destinos predilectos para los viajeros amantes del sol y la playa. Pero en nuestro cometido por investigar nuevas propuestas para hacer de los viajes de nuestros pasajeros experiencias increíbles, nos decidimos a aterrizar en “el otro Caribe” y descubrir que prácticamente no había sido colonizado aún por uruguayos.

DATOS ÚTILES

Roatán es la mayor de las Islas de la Bahía, ubicada en el Caribe hondureño. Tiene una extensión de 46 kilómetros de largo y atrae tanto a visitantes que buscan aguas cristalinas, una temperatura perfecta y playas de arenas finas, como a los amantes del buceo, ya que es uno de los destinos más importantes para practicar este deporte.

¿Cómo llegar?

Hay varias opciones para llegar a Roatán. Desde Uruguay, la más cómoda y económica es por aéreo vía Miami que tiene conexión directa a la isla.

Otra de las alternativas es por mar en ferry desde la ciudad portuaria de La Ceiba o en crucero. De hecho, una de las primeras cosas que me sorprendieron cuando puse un pie en Roatán, fueron sus dos terminales de cruceros, donde semanalmente llegan miles de turistas a bordo de dos navieras muy conocidas.

Si deseas saber más sobre cómo llegar a Roatán y los diferentes cruceros consultanos → AQUÍ

 

¿Dónde alojarse?

De las múltiples zonas para alojarnos optamos por hospedarnos en West Bay y no nos equivocamos, esta hermosa playa de 2 kilómetros de largo tenía todo lo que pretendíamos. La oferta es muy variada, puedes optar por hoteles con sistema de ALL INCLUSIVE o solo con desayuno. Además, todos cuentan con servicio de playa y restaurantes.

Sin dudas, lo mejor de quedarnos en West Bay fue su playa de cálidas aguas cristalinas y frondosas palmeras, que la hacen una de las más lindas del Caribe.

Para saber más sobre las opciones de alojamiento en Roatán consultanos → AQUÍ

LUGARES IMPERDIBLES

Uno de los atractivos que tiene esta isla hondureña son los múltiples paseos que puedes realizar. En los siguientes 5 días de nuestra instancia en Roatán y tras validar la información con los lugareños, decidimos conocer los alrededores y dejarnos seducir por: WEST END, LITTLE FRECH KEY y UTILA.

West End

Desde la playa observábamos pequeñas embarcaciones a motor con capacidad para 4 personas, que permanentemente tomaban y dejaban pasajeros en la orilla. La curiosidad me llevó a consultar y nos enteramos que eran WATER TAXIS que transportaban a las personas hasta la famosa playa de WEST END.

 

¡No dejes de bordear la costa desde un water taxi! La experiencia de este paseo de no más de 10 minutos, permite visualizar una increíble panorámica que hace de este destino un lugar singular. Cuanto más me aproximaba a West End, el paisaje era más hermoso, ya que se apreciaban las coloridas construcciones en tonos pastel.

Cuando pisamos tierra visitamos la calle principal y descubrimos que se trataba de un lugar ideal para hacer compras, pero sobre todo para recorrerlo en la noche. Conforme iba cayendo el sol, el centrito de Key West se transformaba en peatonal y era un lugar de encuentro donde los lugareños y visitantes caminaban o disfrutaban de un trago en un ambiente distendido.

Little French Key

Otra de las visitas que no nos defraudó fue LITTLE FRENCH KEY. Se trata de un pequeño cayito ubicado a 300 metros de la costa con excelente infraestructura. Cuenta con variedad de restaurantes enclavados sobre calas naturales, áreas de juegos, reposeras, tablas y kayacs para los que les gusta disfrutar de deportes acuáticos. En definitiva, tiene todo lo necesario para pasar un día divertido. Además, el agua nunca supera la cintura lo que lo hace muy seguro y lo convierte en una piscina natural.

Utila

Si bien el destino ya estaba a la altura de las expectativas generadas a priori, decidimos seguir sumando experiencias y una de las mañanas nos fuimos al muelle para cruzar en un moderno ferry hacia UTILA, otra joyita de las ISLAS DE LA BAHÍA.

La travesía duró 50 minutos. Desde el muelle se divisaba una larga fila de TUC TUC, al estilo de Tailandia (motos de 3 ruedas con capota), que funcionaban como de taxis y te llevaban hasta el hotel donde te hospedas.

Otra de las curiosidades de este rincón de Honduras, es que en lugar de autos comunes los vehículos para transportarse eran similares a los carritos de golf, ya que las callecitas de la isla son muy angostas. Están disponibles para alquilar y es una alternativa divertida para conocer palmo a palmo Utila.

Para alojarse hay múltiples hostels y pequeños hoteles, todos sobre el mar. El centro está compuesto de una arteria comercial muy colorida, donde encontramos europeos, japoneses y muchos norteamericanos, que vinieron como visitantes pero fueron seducidos por esta islita y hoy son parte de las 4.000 personas que la habitan.

Para los amantes del buceo o aquellos que quieren tener un primer contacto, este lugar es perfecto. Utila cuenta con dos playas, numerosos arrecifes de coral y allí se hacen las certificaciones de Padi para los que se inician en el submarinismo.

Una parada obligada es el Jade Seahorse Cabins, un hotel museo construido por un norteamericano en un entorno rodeado de exuberante naturaleza tropical, que sumado a una exquisita decoración, lo convierte en un lugar de fantasía.

Para vivir una experiencia culinaria te recomiendo MANGO TANGO. Cenar sobre el mar con una temperatura ideal y deleitarse con las exquisiteces culinarias que allí cocinan, fue el broche de oro que me dejó aún con más ganas de seguir descubriendo nuevos rincones desconocidos de “El Otro Caribe”.

2 Comentarios en Pensando fuera de la caja: Roatán

  1. Hola cuánto sale una excursión a Roatan en enero en un all exclu

    Me gusta

1 Trackback / Pingback

  1. Descubriendo Barbados – 1000lugaresparair

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: