Últimas noticias

Sydney: Directo al paladar

La gastronomía local de esta ciudad australiana es una buena muestra de su multiculturalidad. Desde comida de Vietnam hasta China, pasando por España y Líbano. ¡Estos son los cuatro sabores que no podés perderte en tu visita a Sydney!

1. Cabramatta: el pho vietnamita

Alejado del centro de la ciudad, este barrio es sin duda el mejor lugar de Sydney para degustar pho, la célebre sopa de fideos del sureste asiático. Alrededor del Pai Lau, o Arco de la Amistad, florecen un sinnúmero de restaurantes de comida vietnamita.

Antes de entrar en uno u otro, es recomendable pasear por la rambla principal sorbiendo uno de los zumos de caña de azúcar que ofrecen los puestos callejeros. Tampoco está de más entrar en los supermercados, que venden todos los ingredientes necesarios para elaborar platos vietnamitas en casa. Otra alternativa es abrir el apetito con un aperitivo en uno de los establecimientos que sirven fruta fresca o raciones de plátano y boniato frito.

Algo apartado de la calle principal, el restaurante Dông Ba es uno de los favoritos entre los vecinos del barrio. La carta, no muy fácil de comprender para los no iniciados en delicias vietnamitas, ofrece un amplio surtido de pho picante, suave y con distintos tipos de carnes y verduras, así como ensaladas frescas y rollos fritos de carne y verdura.

2. Redfern, el primer libanés

Los barrios de Bankstown, Lakemba y Punchbowl, todos con sus respectivas paradas de metro, son la elección más obvia para quienes quieren probar comida libanesa con un toque australiano puesto que en estas zonas reside la comunidad levantina de Sydney. El Jasmin 1 (en Lakemba) y el Jasmin 2 (en Bankstown), son dos de los mejores locales para degustar este tipo de comida.

Sin embargo, es necesario acercarse un poco más al centro de la ciudad, en el barrio de Redfern, para encontrar el primer restaurante libanés de Sídney. Establecido en 1957, el Lebanese Restaurant de la calle Pitt sirve comida tradicional, casera y sin pretensiones, en un ambiente familiar.

El local, decorado con tapices y placas que recuerdan los orígenes de sus fundadores, transporta al comensal al Líbano rural, donde la comida es sencilla, los sabores intensos y el vino espeso. Es recomendable reservarse para probar delicias turcas y la baklava con miel.

3. Central Station, el barrio chino

El barrio chino de Sydney es pequeño comparado con otros distritos chinos célebres como el de Londres o el de Nueva York. Quizás porque la presencia asiática está tan extendida en Sydney que la ciudad entera podría calificarse como China Town. Pero en ningún lugar proliferan tantos restaurantes, tradicionales y de vanguardia, como en la calle Dixon y sus alrededores.

Pese a ser uno de los lugares más turísticos de la ciudad, todavía es posible encontrar restaurantes en los que comer dumplings y fideos de arroz al calor de las telenovelas chinas de moda. El New Chili House es uno de los que congrega un público asiático más amplio.

Pero para una inmersión en la China futurista es mejor caminar hasta Kimber Lane para probar uno de los helados del N2 Extreme Gelato. Con aspecto de laboratorio, esta heladería sirve una selección de sabores muy elaborados. Pero su mayor atractivo es que los helados se enfrían utilizando nitrógeno líquido, un proceso que resulta en enormes nubes de vapor, un espectáculo que atrae a niños, jóvenes y mayores por igual.

4. Town Hall: El Spanish Quarter

Sydney no conocía la fiesta hasta que abrió el Club Español, a mediados de los años sesenta. Este mítico local de la calle Liverpool era el lugar de encuentro de la comunidad española y se convirtió en el centro del llamado Spanish Quarter. Bares y restaurantes concentraban lo mejor del panorama nocturno de Sydney. La buena comida, los ritmos latinos y los bailes flamencos maravillaban a los australianos.

En los últimos años, los restaurantes de la calle han ido perdiendo su sabor auténtico. Muchos ni siquiera están regentados por españoles. El cierre del Club Español en 2013 parecía augurar el fin del dominio español en el centro de la ciudad.

Sin embargo, la aparición de propuestas gastronómicas modernas y con acento español en la zona ha dado un giro a la situación. En Casa, dividido entre el bar de tapas y bocadillos de la calle Bathurst y el restaurante de la calle Pitt, sirve comida sencilla pero de muy buena calidad. Son célebres sus bocadillos con ingredientes ibéricos difíciles de encontrar en Australia, jamón serrano, chistorra o sobrasada, así como las típicas empanadillas.

Info vía El Mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: